Pescadores Industriales del Biobío sumarán a contratistas a buenas prácticas laborales

35
Ayudanos a Compartir

Cerca de 4 mil trabajadores se beneficiarán de las medidas contenidas en el Manual de Buenas Prácticas en la Gestión de Contratistas, documento elaborado por la Pesca Industrial del Biobío para aportar en la creación de mejores espacios laborales. Se trata de personas que prestan distintos servicios, a través de 372 pequeñas y medianas empresas de Coronel, Talcahuano y Tomé.

El desafío será asumido por las cinco empresas que integran la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), cuya presidenta, Macarena Cepeda Godoy, explicó que la inspiración es fortalecer al sector como un espacio que genera empleos dignos y ofrece estabilidad laboral. Destacó que “como sector productivo, como industria esencial, alimentamos a familias en Chile y el mundo. Desde esa definición, nos compromete la sustentabilidad de esta actividad, y en ello son protagonistas el respeto al medio ambiente y el respeto a las personas”.

El Manual, que va dirigido en una primera etapa a los contratistas residentes, contiene 37 medidas distribuidas en diez ejes que abarcan relaciones laborales, espacios de trabajo y cumplimiento legal, hasta comunicación, clima laboral, desarrollo profesional y resolución de conflictos. En ese sentido, Macarena Cepeda reconoció que “supone el inicio de un camino de nivelación y estandarización, en que cada una de nuestras empresas socias acompañará a sus contratistas, y nos permitirá avanzar en uno de los compromisos centrales que nos hemos propuesto como sector productivo: la dignidad laboral de los trabajadores de la pesca industrial”.

Pablo Hernández, gerente de Capital Humano de Camanchaca y miembro del Comité de Personas de Asipes, comentó que esta es una gran oportunidad: “debemos hacernos cargo de un desafío social, ético, que comienza por entender que con todo el equipo de contratistas que nos acompañan, somos socios. Por tanto, debemos tener una mirada de mediano y largo plazo. Uno de los grandes desafíos que tenemos es poder lograr que quienes nos presten servicios permanentes, tengan condiciones similares a las que poseen hoy nuestros propios trabajadores”.

En tanto, la seremi del Trabajo, Sintia Leyton, sostuvo que “resulta grato escuchar las iniciativas y preocupaciones que desde el mundo de la Pesca Industrial están enfocadas no solo en la productividad, sino también en el clima laboral, en el trabajador, en la mejora transversal”.

El documento surgió a partir de un diagnóstico de relaciones laborales al interior de sus empresas socias, que permitió al Comité de Personas del gremio comenzar a trazar lineamientos para replicar las buenas prácticas existentes y promover otras nuevas.

Su implementación contará con el apoyo de las empresas comprometidas e incorporará a pymes contratistas con relación de largo plazo, que realizan tareas asociadas a mantenimiento, producción, carga y descarga de materia prima, redes, así como almacenamiento y transporte de productos pesqueros.